Ricardo Ferretti entendió la situación y ahora, para los juegos amistosos frente a Costa Rica y Chile, llamó a Gibrán LajudHugo González y Raúl Gudiño, todos menores de 30 años, quienes promedian 25. La edad se redujo prácticamente una década.

Por segundo proceso mundialista consecutivo, la misma tercia de guardametas (Guillermo Ochoa, Jesús Corona y Alfredo Talavera) estuvieron presentes con el combinado nacional y solo fue el hombre del Standard Lieja el que jugó. La renovación se veía a en camino por la edad de los tres y por la necesidad de buscar nuevas manos seguras en esa posición.

En los casos de Corona y Talavera, difícilmente aspirarán a Catar 2022 pues llegarían casi con 40 años, mientras que Ochoa lo haría de 36. El panorama sugería un cambio con el paso del tiempo.

Es por esa razón que Ferretti, entrenador interno del Tri, dio el primer paso y se atrevió a dejar fuera a los tres, algo que no pasaba por lo menos desde 2010, pues en cada convocatoria, al menos uno de ellos estaba en el equipo y eso significaba que era el titular.

Guillermo Ochoa, por ejemplo, fue titular en la Copa Oro 2011, aunque más tarde lo suplió Alfredo Talavera; en las eliminatorias rumbo al Mundial de Brasil alternaron entre Ochoa y Corona; en la Copa Confederaciones de 2013, ‘Chuy’ fue el habitual y para la justa de Brasil un año más tarde, Memo se quedó como inicialista. Para los años siguientes ocurrió lo mismo en los torneos venideros y ninguno de los tres se quedó sin jugar.

La falta de guardianes del arco mexicanos ha sido notable en los últimos años. Fuera de estos llamados, solamente Alfredo Saldívar tiene menos de 30 años. Los demás o superan esta edad o son extranjeros.

“Los clubes saben que en el extranjero pueden encontrar un portero hasta más barato en lugar de trabajar en las fuerzas básicas. Los mismos dueños no se han preocupado por tener gente especial que prepare a los muchachos para que poco a poco vayan a Primera División”, analizó al respecto Adrián Chávez, exportero del América, en entrevista con ESPN Digital hace algunos meses.

Las opciones, entonces, con miras a los siguientes cuatro años, se reducen a hombres como Gibrán Lajud, arquero de Xolos, Hugo González, guardameta de Necaxa, y hasta el mismo Cota, quien aspira a ser constante en el Tri en un futuro cercano. A ellos se puede unir Raúl Gudiño, quien busca brillar en Chivas en su vuelta a México tras unos años en Europa.

“Hay dos o tres como Hugo González, Gibrán Lajud que es muy buen portero. Son los porteros del futuro que ya están cuajando. No me explico por qué América dejó ir a Hugo González, pero allá ellos.

“No veo porteros con el perfil para vestir la playera de la Selección. A lo mejor Memo puede alcanzar un proceso más para un Mundial, pero no Talavera y Corona. También está Cota, a quien lo veo a futuro, pero de ahí en fuera la mayoría son extranjeros”, analizó el mismo Chávez.

Antes del año mundialista, el entonces entrenador de la Selección Mexicana, Juan Carlos Osorio, convocó a siete porteros distintos y el promedio de edad entre todos ellos es de 33.7 años. El más joven justamente es Cota, a quien llevó a Copa Confederaciones en 2017, aunque no jugó ni un solo minuto. Para 2018 se aventuró a convocar a Gibrán Lajud, pero apenas fue un intento con miras al futuro.

Ahora en un nuevo proceso, aunque sea temporal, se dio un nuevo paso en la portería para renovar esa zona del campo. Estará en manos de Gudiño, Lajud y González defender ese arco y que en el pasado poco a poco queden las épocas de Corona, Talavera y Ochoa.