3 de Diciembre de 2018. CULIACÁN — Los Dorados de Sinaloa arribaron a la ciudad de Culiacán a las 2:40 de la mañana sin dar declaraciones. Primero salió Antonio Núñez, presidente del equipo, y el cuerpo técnico acompañado por Diego Armando Maradona, quien se mostraba con un rostro triste que se cubría bajo su peculiar gorra. El argentino se subió pronto a una camioneta que ya lo esperaba. Dorados de Sinaloa pierde la final y regresa en silencio.

Segundos después salieron los jugadores del Gran Pez, quienes se limitaron a pedir espacio y expresar que en unos días hablarán con los medios de comunicación. Pocas conversaciones sostuvieron los futbolistas, en su gran mayoría cabizbajos y sorprendidos por no conseguir el campeonato.

Fuentes cercanas al club Dorados de Sinaloa informaron a ESPN Digital que el equipo rompió filas después de su llegada a Culiacán y a todo el plantel se le dio vacaciones por 15 días.

La planeación del Clausura 2019 comenzará apenas vuelvan de sus días de reposo.